El árbol de la semana n.11 – 栗 – Castanea spp.

En el árbol de la semana de hoy, tal como se puede ver en el título, no tratamos una especie en concreto sino un conjunto de ellas, las mundialmente conocidas como Castaños y que, en estas fechas de otoño (hemisferio norte) son tan populares.

Rama de castaño florida, acompañada de un erizo y su famoso fruto.

Rama de castaño florida, acompañada de un erizo y su famoso fruto.

Su nombre común en chino es 栗, que significa:

  • 栗 (lì): temblar / castaña, castaño.
  • Descomposición y sugerencia de mnemotécnico:
    • 栗 (lì) = cubierta (覀 yà) + madera, árbol (木 mù) -> Una castaña es, básicamente, una parte del árbol con cubierta.

Los Castaños son un grupo de nueve especies de árboles nativas de las regiones templadas del hemisferio norte. Todas ellas son interfértiles, hibridando sin dificultad, y dando lugar, así, a una intergradación morfológica que puede hacer muy difícil la catalogación de un determinado ejemplar en una u otra especie. Motivo, éste, por el que decidimos tratar al grupo en un solo artículo y no separarlos por especie.

Su velocidad de crecimiento va desde la moderada de los Castaños chinos (C. mollisima) a la rápida de las especies americanas (C. dentata, C. pumila) y europea (C. sativa). Sus alturas también varían desde las especies de porte casi arbustivo hasta los gigantes americanos C. dentata de 60 metros.

Los castaños chinos y japoneses son de copa ancha, mientras que la especie europea y, particularmente, las americanas tienden a crecimientos marcadamente erectos cuando están acompañados de otros árboles.

Las hojas son simples, ovadas o lanceoladas, de márgenes aserrados, con estípulas prominentes y tempranamente caducas, con limbo delgado algo coriáceo y nervios secundarios no ramificados que se extienden hasta el margen, cada nervio termina en un diente afilado o arista bien desarrollada.

Sus flores surgen a finales de primavera o principios de verano. Se distribuyen en amentos axilares erectos que llevan las flores masculinas en su parte distal y las femeninas en la base. A pesar de estar presentes flores de los dos sexos en el mismo árbol, no se produce la autopolinización porque no son compatibles entre ellas, necesitan del polen de otro castaño, sin importar su especie, puesto que hibridan con facilidad como dijimos anteriormente.

El fruto, la castaña, se encuentra encerrada en una cúpula de 5 a 11 cm de diámetro, conocida vulgarmente como erizo, que, normalmente, se encuentran agrupados en las ramas y contienen de una a siete castañas dependiendo de la especie y variedad.

Históricamente, la relación de los castaños y el hombre viene ya de muy antiguo. Cultivada desde hace milenios por todas las culturas, desde China hasta el Atlántico, por sus nutritivos frutos que, durante mucho tiempo, fueron la fuente principal de hidratos de carbono en la alimentación humana en muchas zonas de Europa hasta la llegada de la patata; y también por su madera, muy apreciada por su calidad y belleza, tanto en ebanistería como en carpintería. Sus hojas y corteza también poseen propiedades medicinales, siendo un excelente astringente, empleado contra la disentería y la diarrea, y, en infusión, utilizada para hacer gárgaras o enjuagues, y útil contra las inflamaciones de la garganta y la tos.

Para más datos sobre este amable y generosísimo grupo de árboles podéis consultar su artículo en la wikipedia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *